Semana 11- El Triple Screening (Parte I)

Hoy era uno de esos días de nerviosismo en el embarazo porque teníamos el test del triple screening o cribado del primer trimestre. Para los no iniciados en temas de embarazo, el triple screening es un test genético en el que miden las probabilidades que tiene el bebé de tener una enfermedad genética, como Síndrome de Down.

Yo me he pasado toda la semana muerta de miedo por saber el resultado y cuando hemos llegado a la consulta nos han puesto tres vídeos explicativos contándonos con pelos y señales las maldades de las malformaciones genéticas. Desde aquí quiero hacer un llamamiento a los señores médicos: un poquito de por favor, vale que hay que tener toda la información cuando te van a hacer una prueba médica, pero traten de hacerlo con un poquito de cariño ¿de verdad es necesario ver imágenes de fetos con malformaciones 2 minutos antes de pasar a la consulta?.

Así que en esas estábamos, medio desencajados, cuando me han llamado para la primera prueba: una ecografía. Cuando me he tumbado y he empezado ver a Cacahué (snifff, que grande está ya. Tiene brazos y piernas y todo. Vamos a tener que cambiarle el mote porque ya no parece un cacahuete, es más un alien con la cabeza grande) la enfermera ha dicho que algo iba mal, que tenía que llamar al doctor.

Imaginaos ese momento de pánico en el que marido y yo nos mirábamos con nerviosismo y cagaditos de miedo.

Cuando el señor doctor aparece por la puerta, me dice muy amablemente que no estoy embarazada de 11 semanas, sino que estoy de 10 y 5 días y como el feto no alcanza la longitud reglamentaria de 45 cms no me pueden hacer la prueba, tengo que volver a las dos semanas para asegurarnos de que el resultado no es erróneo.

En ese momento es cuando me dieron ganas de saltar a la yugular de la tía que te ha hecho el ultrasonido y pegarle un bocao en la cabeza por asustarme y hacer que casi se me salga el corazón por la boca.

Cacahué, cariño, tu padre y yo estamos muy contentos de que tengas brazos y piernas

Cacahué, cariño, tu padre y yo estamos muy contentos de que tengas brazos y piernas

Nos fuimos de la consulta aliviados pero Marido se quedó con la chotuna de que el bebé era pequeño, así que hemos sacado dos conclusiones del día de hoy:

  1. Que el bebé sea pequeño para una prueba NO SIGNIFICA QUE SEA PEQUEÑO, por lo que no es necesario cebar a la madre a hamburguesas y vasos de leche (va por tí, Marido).
  2. Que quiero ser genetista en EEUU porque nos han pasado una factura de 850$ por decirnos que volvamos en dos semanas. Yuju!

Ana_v2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s