Semana 16 – De lo que se entera una

Una vez pasado el susto inicial ya se puede contar.

Cómo ya sabéis vivimos en Chicago, y aquí el sistema de salud es muuuy diferente al de España. Para empezar no hay nada público, todos los hospitales y las consultas médicas son privadas, lo que significa que cada vez que vas tienes que pagar. Y mucho. Y mucho mucho mucho.

Para que os hagáis una idea, una visita rutinaria al ginecólogo te cuesta unos 200$, si te hacen una ecografía sube a 850$ y una visita de urgencias al hospital por un poquito de fiebre puede rondar los 4.000$ (si, no me he equivocado, 4.000$ por que te hagan una radiografía, te receten un antibiótico y te manden a casa a las 3 horas. Eso si, te dan un sandwich de pollo y un sprite). Todo esto se complica si tienes un seguro médico, ya que entonces pagas el porcentaje X del porcentaje Y del coste del servicio menos Z de descuento por tu cara bonita.

Marido y yo cada vez que viene una factura del médico: - Haga el favor de poner atención en la primera cláusula porque es muy importante. Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte. ¿Qué tal, está muy bien, eh?

Marido y yo cada vez que viene una factura del médico:
– Haga el favor de poner atención en la primera cláusula porque es muy importante. Dice que… la parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte. ¿Qué tal, está muy bien, eh?

A mi cada vez que hablo con la señorita amable de recepción de cualquier consulta me recuerda un poco a cuando vas a un mercadillo marroquí o cuando vas a comprar un coche en España: “Esto cuesta 1.000$ pero si me lo pagas ya te aplico el descuento del club de amigos del ginecólogo y te quito un 10% porque es miércoles.” Luego coge la calculadora y se pone las gafas estilo tacañonas del 1, 2, 3 y te dice que son 349,58$. Y lo pagas. Y encima te vas contento a casa pensando que te has ahorrado dinero.

Pues con ese panorama, va y nos dice el médico que tenemos que ir a hacernos el Triple Screening de las narices (del que ya os hablé en un post anterior). Cuando llegamos allí empieza la fiesta: Nos sientan en una sala con una consultora genética experta (viva la titulitis) y nos dice que por un módico precio de 200$ más nos incluye un estudio detallado de 74 anomalías genéticas de las que podemos ser portadores y que podemos trasferir a Cacahuete.

Yo, que he aprendido a desconfiar de los médicos americanos, no dije ni mu pero Marido estaba lanzado, no tenía freno y dijo que ok, que adelante con todo. Ya que estamos embarazados, vamos a tope con pelo y lo que haya que hacerse nos lo hacemos.

Así que después de una hora y dos litros de sangre menos en mi cuerpo (no se si os he dicho que lo de “lo que haya que hacerse nos lo hacemos” es un eufemismo de “cualquier prueba invasiva y chunga que exista para preñadas, mi mujer se la hace”) salimos de la consulta. Ahora ya sólo tocaba esperar los resultados.

Tengo que decir que yo estaba super tranquila porque que yo sepa no tenemos ningún antecedente de nada grave en la familia, así que entenderéis mi sorpresa cuando una semana después sonó el teléfono y la misma consultora experta me llamó para decirme que soy portadora de una enfermedad muy rara y muy grave llamada Síndrome de Bloom. Me quedé blanca. Si Marido era portador también, Cacahuete tenía bastantes probabilidades de desarrollar la enfermedad, por lo que él tenía que ir urgentemente a hacerse las pruebas para ver el riesgo que existía de que nuestro bebé estuviera enfermo.

Llegamos ese día a la consulta un poquillo nerviosos y tras las pruebas nos volvieron a pasar a la sala a explicarnos que este gen se encuentra única y exclusivamente en judíos y en descendientes de judíos. Por lo que yo tenía que ser judía si o si.

Judíos

Mmmm ¿Soy la única a la que esta imagen le parece sospechosa?

 

¿¿?? A ver, que somos de Cuenca, que en Cuenca no hay judíos. Nuestro pueblo es famoso por tener la fábrica más grande de chorizos de toda Castilla la Mancha. ¿Qué digo chorizos? Chorizos, panceta, morcilla, bacon, jamones… ¿Pero qué me estáis contando? ¡si en San Clemente comes chorizo de El Piñonero desde que te salen los dientes!. ¿Y todas las venidas de la Virgen comiendo chistorra?.

Cuando salimos de allí no te creas que me lo creía mucho, así que hice lo que toda persona humana con criterio haría: ir a la wikipedia. Y efectivamente descubrí que esta enfermedad es exclusiva de la etnia judía. Profundizando un poco encontré una lista de apellidos judíos que se habían encontrado en la Península Ibérica tras la diáspora. Y ahí estaban: mis cuatro apellidos paternos registrados en la lista. Como curiosidad diré que sólo hay 3.000 apellidos judíos de los más de 100.000 registrados en España. De hecho ni los apellidos de mi marido ni los de mi madre estaban en esa lista.

La evidencia. Sólo pongo uno, que luego tó se sabe

La evidencia. Sólo pongo uno, que luego tó se sabe

Hoy nos han llamado para decirnos que Marido no es portador, así que podemos estar tranquilos. Cacahuete no heredará la enfermedad, pero me ha dado por pensar que si hubiéramos estado en España ni siquiera nos hubiéramos enterado de todo esto… nos hubiéramos ahorrado la angustia, pero a la vez me quedo con el dato curioso de mis antepasados.

Pensándolo bien puede que lo de mi descendencia judía se viera venir. A ahorradora no me gana nadie (que soy de la virgen del puño, vamos), siempre que me voy de compras acabo comprándome una chaqueta negra (no sé muy bien porqué, siempre pienso que la necesito), sufro por todo mucho, la carpintería se me da fenomenal (me encaaaanta montar muebles de ikea), si tuviera que tener una adicción sería el poker,… pero lo del chorizo es lo que me tiene mosqueada.

Ana_v2

Anuncios

3 comments

  1. Madre mía!! Quedarse embarazada allí es todo un lujo!! Que precios!! Que curiosa la historia de los judíos jiji me alegro que finalmente quedara en una anécdota y hayas aprendido algo de tus antecedentes!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s