Semana 17 – Misterio misterioso

Esto es un rollo.

La semana pasada fui al ginecólogo y ni ecografía ni na. Desde la semana 12 no tenemos un retrato de Cacahué y la próxima eco es la de las 20 semanas!

Total, que te pasas dos meses sin saber qué tienes ahí dentro y si encima te pasa como a mi, que no notas nada de nada, ni te crece la tripa, pues es una etapa rara. Sabes que estás embarazada porque te lo dicen y porque si no ha salido es que sigue ahí dentro ¿no?. De hecho a veces se me olvida y estoy a puntito de pedirme un vinito cuando vamos a un restaurante o de pillarme una bandeja de sushi en el supermercado. Pero entonces es cuando mi cerebro salta “Espera, esto no lo podías comer por algo… ¿por qué eraaaaaa? ¿por quéeee? ah, sí, porque estas embarazada”.

Ese aburrimiento del segundo trimestre me tiene loca, pero más loca me tiene el saber de una santa vez qué va a ser Cacahué! Estoy deseando dejar de llamarle Cacahuete, leche.

Todo esto viene porque el otro día me desperté a las 5 de la mañana muertecísima de hambre (fui de guay y sólo cené una ensalada). Fui un poco zombi a la cocina a hacerme un vaso de leche, que es mano de santo para volver a dormirme cuando me despierto por la noche. Estaba esperando a que se calentara la leche en el micro cuando me puse a mirar las ecografías que tenemos colgadas en la nevera.

Y de repente me di cuenta. Lo vi. Vi una pequeña bolita con dos conductos entre las piernas de Cacahué. Era… un huevo! perdón, un testículo para los finolis.

O al menos eso me parecía a mi. No es que yo sea ecografista ni nada pero tuve una revelación divina en ese momento y supe que iba a ser niño.

Vale

Vale, llamadme paranoica pero yo ahí veo algo con una redondez sospechosa

Hoy no me he podido resistir y he decidido averiguar si estoy en lo cierto o no. Para ello he utilizado todos los métodos (nada rigurosos y menos científicos) que he encontrado por internet. Al final he calculado las probabilidades que me han salido. ¡Las apuestas están sobre la mesa señores!

1. Calendario Maya

No tengo yo muy claro que haya que fiarse de unos señores que se comían a los niños que nacían con mucho pelo, pero aún así esta es la tabla Maya para calcular el sexo de tu bebé. Según esta tabla Cacahuete será… ¡NIÑO!

Tabla maya

2. Tabla china

De estos si que me fío, que son mu listos. Van a dominar el mundo en 10 años y mejor llevarse bien con ellos desde el principio. Señores de China, que sepan que me creo a pies juntillas todo lo que ustedes digan. Por favor, denme un buen puesto de trabajo cuando nos invadan.

Según los chinos, que son más listos que un ajo, Cacahuete será… ¡NIÑA! (empezamos bien).

Tabla china3. “Calculadora científica”

En la Web “babycenter” tienen una calculadora, que ellos llaman científica. Básicamente funciona de la siguiente manera: vas contestando preguntas. Cada pregunta está relacionada con un estudio (de esos de la Universidad de Woulcestire, Hammond o Springfield. Vamos, universidades desconocidas para que nunca en la vida puedas comprobar lo riguroso que es el estudio). Cuando has contestado todas las preguntas te dan como resultado aquel que te haya salido más veces. Una de las preguntas que me han hecho es la siguiente. Cito textualmente: “¿Trabaja el padre en un molino de harina o en una fundición?“.

Estooo, guau. Asombrada estoy (ironía).

Según los científicos más expertos del mundo mundial, Cacahuete será… ¡NIÑO!

 

4. Forma de la tripa

Esta es una manera de averiguar el sexo del bebe muy abuelunil, muy utilizada en los pueblos y por esa amiga enterada que según te ve te dice “uy nena, tu tienes cara de que va a ser una chica, si lo sabré yo“.

Según la creencia popular si la tripa está más baja es un niño y si la tienes más arriba o más de pico es una niña.

En este caso y para ser justa voy a concederle un empate porque:

  • No tengo mucha tripa
  • Al principio estaba más abajo y ahora está más arriba. Lo cual quiere decir inequívocamente que Cacahuete es… Hermafrodita.
Vaaale, por clamor popular y presión en las redes sociales pongo una foto del no-bombo con 16 semanas. Hala, desilusión que os habéis llevao

Vaaale, por clamor popular y presión en las redes sociales pongo una foto del no-bombo con 16 semanas. Hala, desilusión que os habéis llevao

Nota al pie de foto: El ginecólogo jura y perjura que ahí dentro hay un bebé.

5. Método de la cadena

Este es un método polivalente, que he utilizado en los campamentos para hablar con los espíritus, para ver si alguien estaba por tí y para acertar quinielas.

¡Cómo no íbamos a usarlo para saber el sexo del bebé! ¡si era evidente que valía también! estábamos muy ciegos.

Para saber si vas a tener un cacahuete o una cacahueta basta con colocar tu anillo de bodas (aquí le damos una vuelta de tuerca porque en el campamento valía hacerlo con lo que buenamente pillaras por ahí) suspendido encima de tu bombo. Pon el colgante en tu otra mano realizando movimientos místicos como si mojaras un churro en el café y extiende la cadena. Si se mueve de lado a lado es niño y si lo hace en círculos es niña.

Según la cadena mágica, versátil y polivalente, cacahuete será… ¡NIÑA! sin lugar a dudas.

Lo que hace el aburrimiento un lunes por la tarde

Lo que hace el aburrimiento un lunes por la tarde

6. Antojos

Otro dicho popular y viejuno dice que si tienes antojos de cosas dulces será niña y por el contrario, si te apetecen más los sabores agrios o salados, será niño.

Por esa regla de tres, y dada mi obsesión con el chocolate con porras (no churros, porras) desde que me quedé embarazada, Cacahuete va a ser… ¡NIÑA! (pero muy niña muy niña, la reina de las niñas).

Ojo a aquellas que no hacen más que comer pepinillos y cebolletas en vinagre, que es significativo. Eso es que lo vuestro será niño y ya sabéis, de lo que se come se cría.

 

Día en que obligué a Marido a traer cupcakes del Magnolia con lluvia y vientos de más de 30 km/h

Día en que obligué a Marido a traer cupcakes del Magnolia con lluvia y vientos de más de 30 km/h

 

Una vez realizados todos los estudios rigurosos sobre el sexo del bebé obtenemos el siguiente resultado:

  • 2 pruebas dicen que será niño (33,33%)
  • 3 pruebas dicen que será niña (50%)
  • 1 prueba no es concluyente (16,66%)

Así que parece que mi inspiración divina la noche del vaso de leche va un poco desencaminada…

¿Y vosotros qué pensáis? La suerte está echada, hagan sus apuestas.

Ana_v2

Anuncios

2 comments

  1. Si tu crees que será niño ,sera niño,yo con Hugo estaba segurisima.Sigue asi ,me encanta el blog y de lo de la tripita ya te cansaras de tenerla maja .Estas muy delgada y es normal que tengas poquita ,asi que aprovecha y come muchos cup cakes.Besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s