Semana 18 – Chotunas

El tema de hoy es muy importante. Todos tenemos chotunas, pero cuando estás embarazada tienes muchas más.

Para los que no sepan que es una chotuna paso a definirlo:

def. Chotuna: “También llamado tontunaca. Dícese de ese pensamiento sin fundamento que una persona tiene en su interior, que se repite en bucle y que nunca nunca sucede a pesar de que el individuo que la posee piense que va a ocurrir”.

Por poner un ejemplo de no embarazadas, para que lo entienda todo el mundo. Marido tiene una chotuna mu grande mu grande: Piensa que se va a ahogar mientras duerme. Así, sin más. De repente. De hecho, no puede dormir en habitaciones con la puerta cerrada y últimamente tenemos unas grescas que no veas porque se despierta a las 5 de la mañana “diciendo que se ahoga” y le da la chotuna de irse a dormir al sofá porque dice que “hay más aire en el salón porque la habitación es más grande“.

A ver cómo le explicas a este hombre que no es que sea muy normal ahogarse así, hala, sin ton ni son, en mitad de la noche. Pero es que encima, para colmo, no deja dormir a los demás porque se pone nervioso “porque se está hogando” y empieza a toser y a carraspear para intentar evitarlo, despertando a la parienta (una servidora), que ahora que empieza a cogerle el gustillo a eso de dormir con el bombo le sienta a cuerno quemao.

Eso, muy señor mío, es una chotuna.

Esta es más o menos la cara (de loco) que tiene Diego a las 5 de la mañana cuando se va a dormir al sofá

Esta es más o menos mi cara cuando Marido me dice que se va a dormir al sofá porque allí hay más aire que en la habitación

Pero no os penséis, que los demás estamos libres de las chotunas. Mi madre no puede ver una puerta de un baño abierta, mi padre va a los sitios por el camino más largo “porque es por dónde siempre va” y a mi hermana le dan miedo los pavos reales porque son criaturas del infierno. (Lo siento familia, he destapado vuestros secretos más oscuros).

Mi familia esperándome para comer el fin de semana después de haber leído este post

Mi familia esperándome para comer el fin de semana después de haber leído este post

Para que nadie se ofenda voy a contar mi última chotuna. Resulta que la semana que viene tenemos la fiesta de navidad de la empresa de Diego. Realmente no es una fiesta, es un baile de máscaras, con orquesta, bufet libre y todo el tinglao. Hasta han alquilado el Museo de Ciencias Naturales de Chicago y va a ser allí, con los dinosaurios.

Para que os hagáis una idea (hoy va de cine la cosa), es como las fiestas esas que salen en las pelis en las que ellos van con smoking y ellas con vestidos elegantes, mu guapas, de peluquería y todo. Ilustro más o menos el rollo:

Bruce y Selina, quiero decir, Diego y Ana el viernes que viene

Bruce y Selina, quiero decir, Diego y Ana el viernes que viene

El caso es que el otro día hablando con Marido me di cuenta de que tengo que ir bien presentable. Van a estar todos los jefazos con sus mujeres vestidas de Marc Jacobs y vamos a tener que ir pajareando y hablando de lo mucho que nos gusta Estados Unidos y lo felices que somos y lo guapos que son sus hijos.

Estábamos ahí, preparando la estrategia de con quién teníamos que hablar cuando Marido me dijo: “te tendrás que comprar algo” a lo que yo respondí: “menuda tontería, si casi no tengo tripa, no me pienso gastar dinero en un vestido que luego no pueda usar más“. Además, estaba convencida de que cualquier cosa que tuviera en el armario me iba a servir. Si total, tampoco tengo un tripón.

La cosa se quedó así, pero Marido que es muy listo, se encargó de recordarme periódicamente que fuera de compras para el evento y yo, con cada día que me lo recordaba, me mosqueaba más y más y mi resistencia a comprarme nada ha ido en aumento, hasta que un día explote y tuvimos una bronca en la que juré y perjuré por Cacahuete que no me iba a comprar nada.

Así que hoy, aprovechando que marido se ha bajado al gimnasio, he ido al armario a probarme los tres vestidos de fiesta que tengo aquí.

Madre mía. Me he quedao muerta. Es que parecía una morcilla de Burgos con cualquiera de los tres. Era una mezcla entre una choni y una drag queen marcando tetúmen.

Yo esta tarde

Yo esta tarde

Mi chotuna ha caído por su propio peso. Lo peor ahora es darle la razón a Marido, si es que sobrevive al ahogamiento esta noche.

Ana_v2

 

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s