Semana 29 – Las verdades del embarazo

No me aguanto, estoy que no me aguanto.

Ha podido ser la peor semana desde que me quedé embarazada. Que asco por dios.

Resulta que hay un señor que se llamaba Algo-Braxton Hicks que inventó una cosa que se llaman contracciones de Braxton Hicks (bueno, para ser justos él no las inventó. Se dio cuenta de que existían, pero como nadie les había puesto nombre antes decidió, en un alarde de chulería, ponerle su nombre. Mmmm tengo que encontrar algo que no tenga nombre y ponerle “el Rus”).

El señor Braxton fue además el primer hipster de la historia

El señor Braxton fue además el primer hipster de la historia

Pues este señor fue el que se dio cuenta de que las mujeres tenían contracciones en el útero durante la segunda mitad del embarazo que se supone (se supone) no son dolorosas y ayudan al cuerpo a prepararse para el parto.

Y digo yo, si son contracciones que no son dolorosas ¿por qué iban a preocuparme? si no duelen no pueden ser tan malas ¿no? ¡meeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeccccccc ERROR!. Doler no duelen, pero son un auténtico mojón.

Me he pasao toda la semana de la cama al sofá y del sofá a la cama hecha un bicho bola porque no me podía ni mover. El proceso de las contracciones estas es más o menos el siguiente:

Repetir el ciclo tantas veces como sea posible en una semana (es que he sido consultora)

Repetir el ciclo tantas veces como sea posible en una semana (es que he sido consultora)

Y así podemos estar en bucle horas, días y semanas… ¿Por qué nadie te cuenta estas cosas antes de quedarte embarazadaaaa? ¿por qué? ¿es un complot femenino porque si no ninguna nos preñaríamos y se acabaría la humanidad?.

Tranquilas amigas, aquí estoy yo con la maravillosa guía de “Lo que nadie te cuenta cuando estás embarazada” para hacer justicia y que todas sepamos lo que hay, para que no nos pille nada por sorpresa. Aquí va:

Lo que nadie te cuenta del embarazo

1. ODIARÁS A TU MARIDO

Habrá días en los que estaréis los dos en el sofá viendo la tele y entre reflujo y reflujo de acidez le mirarás y sentirás resquemor. Ese ser que tiene la mano en el pito es el culpable de tu malestar. Además, cuanto más cómodo y feliz veas que está, más le odiarás en silencio.

Ahora, ahora que no mira

Ahora, ahora que no mira

2. ALGÚN DÍA TE HARÁS PIS ENCIMA

Reconozco que esto no me ha pasado, pero he estado a puntito varias veces en las últimas semanas tras una patada voladora de Dani en la vejiga. No sé si conseguiré salir con mi dignidad intacta del embarazo.

3. EL SEXO… ¿QUÉ ES ESO?

Al principio te motivarás y te dirás que tu embarazo no afecta a tu vida sexual. En los últimos dos meses verás que cuando tengas ganas, no te duela nada, tengas energía suficiente y el Cacahuete no te esté aporreando serán momentos del día en que o tu marido no está o estás en el supermercado o estás durmiendo. La logística es complicada.

4. TE CREES QUE PUEDES HACER TODO LO QUE QUIERES (PERO VA A SER QUE NO, CHATA)

Por ejemplo, me he venido arriba y estoy organizando una despedida de soltera que se celebra a una semana de salir de cuentas. Y soy tan parda que me acabo de dar cuenta de que si ahora me cuesta ponerme los zapatos y sudo como un gorrino cuando ando 20 minutos (estamos a -15º y voy con el abrigo desabrochao) ¿cómo voy a hacer pole dance o irme de party hard a una discoteca?. Probablemente me tengan que llevar en una carretilla.

Yes I can (vale, no, no puedo. Que ya he hecho antes y es super chungo)

Yes I can (vale, no, no puedo. Que ya lo he hecho antes y es super chungo)

5. ESTAR DESNUDA ES TU ESTADO NATURAL

Y que todo el mundo te vea los bajos es super normal, porque mientras el ginecólogo te examina pasan 3 enfermeras a tomarte la tensión o a ponerte una vacuna. Si encima has tenido que ir a urgencias tu pepe es de dominio público. Sabes que al menos 7 personas entrarán en el box en el que te están examinando (incluido el tío del seguro médico que viene a cobrarte y que no es médico).

Me temo que esto no acaba aquí. Tengo la impresión de que el complot que hay montado en torno al embarazo no es nada comparado con el de la paternidad. Pero tranquilos todos, que aquí estoy yo para hacer justicia y pregonarlo todo.

Acabemos con el secretismo.

Ana_v2

 

Anuncios

4 comments

  1. Hola Ana! Me encanta tu blog. No me pierdo un post porque me encanta tu sentido del humor para contar todo lo que nos pasa estando embarazadas. Yo estoy de 35 semanas, así que no nos llevamos mucho. Por cierto, soy la mujer de Fernando Peñaranda. Por eso descubrí tu blog, porque me avisó él. Un abrazo desde España

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s