Primer trimestre

Semana 12 – El Triple Screening (Parte II)

Estoy que no quepo en mi de alegría.

Hoy me ha llamado una señora muy rara del laboratorio (fue la que nos explicó las pruebas que me iban a hacer y es un tía super extraña, doy fe) y me han dicho que Cacahuete está estupendo!

Mis resultados han sido:

  • Síndrome de Down: 1/1.654
  • Otras dos trisonomías chungas: 1/50.000

Así que Marido y yo ya podemos respirar un poquito más tranquilos, aunque nunca se sabe. Siempre puede pasa cualquier cosa, pero en principio es altamente improbable.

Además, hemos tenido una información bastante reveladora, que no nos esperábamos nada de nada porque a pesar del nombre del blog mi tripa es casi casi inexistente, excepto cuando me paso tres días sin ir al baño (cosa bastante frecuente en el embarazo) que entonces parece que estoy de 7 meses en vez de de 3.

Resulta que Cacahué va a ser un morlac@. En teoría en la semana 12 debería medir aproximadamente unos 5/6 cms como mucho mucho y resulta que mi futuro vástago ¡mide casi 8 cms!.

Cuando la china de las ecografías me dijo que era enoooorme sentí por primera vez un orgullo de madre que no veas. Me hinché como un globo y empecé a hacerme un poco la chulita: “Es que mi marido me obliga a tomar mucha leche y estoy comiendo muy sano, ya sabes, y además hago deporte” a lo que la ecografista me soltó: “No quisiera ser yo la que tuviera que parir un bebé de 4 kgs”.

Ups. Mierda. Fíjate que eso no lo había pensado.

Foto de bebé gigante creciendo sin control dentro de mi

Foto de bebé gigante creciendo sin control dentro de mi

 

Ana_v2

Semana 11- El Triple Screening (Parte I)

Hoy era uno de esos días de nerviosismo en el embarazo porque teníamos el test del triple screening o cribado del primer trimestre. Para los no iniciados en temas de embarazo, el triple screening es un test genético en el que miden las probabilidades que tiene el bebé de tener una enfermedad genética, como Síndrome de Down.

Yo me he pasado toda la semana muerta de miedo por saber el resultado y cuando hemos llegado a la consulta nos han puesto tres vídeos explicativos contándonos con pelos y señales las maldades de las malformaciones genéticas. Desde aquí quiero hacer un llamamiento a los señores médicos: un poquito de por favor, vale que hay que tener toda la información cuando te van a hacer una prueba médica, pero traten de hacerlo con un poquito de cariño ¿de verdad es necesario ver imágenes de fetos con malformaciones 2 minutos antes de pasar a la consulta?.

Así que en esas estábamos, medio desencajados, cuando me han llamado para la primera prueba: una ecografía. Cuando me he tumbado y he empezado ver a Cacahué (snifff, que grande está ya. Tiene brazos y piernas y todo. Vamos a tener que cambiarle el mote porque ya no parece un cacahuete, es más un alien con la cabeza grande) la enfermera ha dicho que algo iba mal, que tenía que llamar al doctor.

Imaginaos ese momento de pánico en el que marido y yo nos mirábamos con nerviosismo y cagaditos de miedo.

Cuando el señor doctor aparece por la puerta, me dice muy amablemente que no estoy embarazada de 11 semanas, sino que estoy de 10 y 5 días y como el feto no alcanza la longitud reglamentaria de 45 cms no me pueden hacer la prueba, tengo que volver a las dos semanas para asegurarnos de que el resultado no es erróneo.

En ese momento es cuando me dieron ganas de saltar a la yugular de la tía que te ha hecho el ultrasonido y pegarle un bocao en la cabeza por asustarme y hacer que casi se me salga el corazón por la boca.

Cacahué, cariño, tu padre y yo estamos muy contentos de que tengas brazos y piernas

Cacahué, cariño, tu padre y yo estamos muy contentos de que tengas brazos y piernas

Nos fuimos de la consulta aliviados pero Marido se quedó con la chotuna de que el bebé era pequeño, así que hemos sacado dos conclusiones del día de hoy:

  1. Que el bebé sea pequeño para una prueba NO SIGNIFICA QUE SEA PEQUEÑO, por lo que no es necesario cebar a la madre a hamburguesas y vasos de leche (va por tí, Marido).
  2. Que quiero ser genetista en EEUU porque nos han pasado una factura de 850$ por decirnos que volvamos en dos semanas. Yuju!

Ana_v2

Semana 10 – La que hemos liao, pollito

Bueno, poco a poco nos vamos acercando a la semana 12. Esa semana en la que, por lo visto, el riesgo de sufrir un aborto disminuye.

Y es que desde que te quedas embarazada todo son preocupaciones: que si latirá el corazoncito en la semana 7, que si le habrán salido brazos y piernas en la semana 10, que si seguirá ahí cuando te hagas la siguiente ecografía,…

Pero claro, debe ser normal, porque yo ya estoy de diez semanas y no tengo ni media lorza, lo que no ayuda a hacerse a la idea de que vas a traer un Cacahuete al mundo. Además, por lo visto estoy teniendo suerte porque ni estoy todo el día amorrada a la taza del váter ni tengo mucho sueño ni nada de eso. A mi me está pasando lo contrario a lo que le pasa a todo el mundo (puestos a ser original, aquí estoy yo).

Aquí van mis síntomas de embarazo, para que hagamos piña todas aquellas que se sientan identificadas:

  • Dolor de regla. Si, lo tengo desde el primer día. Si, me duele prácticamente todos los días. Si, es una putada.
  • Amor/Odio a la comida. Estoy tan tranquila y de repente siento la necesidad (repito: NE CE SI DAD) de comer aceitunas. Cosa curiosa porque a mi nunca me han gustado las aceitunas. Voy a la nevera y me zampo cuatro o cinco. Automáticamente después le cojo un odio mortal a las aceitunas, me sientan mal y desearía no habérmelas comido.
  • Antojos imposibles. Y cuando digo imposibles son imposibles. Por ejemplo: churros con porras de mi pueblo, Cola Cao, queso frito de mi pueblo, cocido madrileño, tomates,… Casualmente tengo antojos de cosas que no se encuentran en Chicago, fíjate tu. Cacahuete va a salir morenito y… (me abstengo de hacer gracietas con el tema de los churros).
Mi reino por unas porras con chocolate

Mi reino por unas porras con chocolate

  • Mala leche que por supuesto se la come marido. Toda. Él solito.
  • Insomnio. Vamos a ver, vamos a ver, que me han engañado. ¿No se supone que las embarazadas se van durmiendo por los rincones? Pues yo a las 3 de la mañana abro los ojos como un búho. Menos mal que aquí en EEUU tienen un canal de tv en el que ponen 24h programas de renovaciones de casas y oye, es hipnótico. Me paso las noches de un entretenido que no veas. Eso sí, a la mañana siguiente no me hables ni me mires ni me toques porque te fulmino con mi mirada de loca preñada hasta que no me tome mis vitaminas prenatales.
Yo recién levantada después de un maratón de "Tu casa a juicio"

Yo recién levantada después de un maratón de “Tu casa a juicio”

  • Modo ameba. Tengo menos energía que una ameba. Cuando me levanto me envalentono y hago el amago de limpiarme la casa entera. A los diez minutos exactos ya estoy en el sofá resoplando y sudando como una cochina. Con lo que yo he sido… También me hago la valiente intentando seguirles el ritmo a los no-embarazados. El otro día sin ir más lejos, fuimos a un restaurante que estaba como a una hora caminando y yo haciéndome la guay diciendo que no estaba cansada (porque realmente no lo estaba). Bueno, pues cuando llegué a casa tenía hasta taquicardias. Pal arrastre.
  • Soy teutona. Tengo pechotes, o peracas, o mamellas. Como las queráis llamar. Esto en mi es una graaaan novedad, así que estoy encantada de la vida. Por favor, ¿se pueden quedar así y no convertirse en dos cosas colganderas y revenías que te llegan hasta el ombligo?. Esto último es lo que aseguran mis amigas post-preñadas que ocurrirá con toda probabilidad. Desde aquí, GRACIAS AMIGAS POR SER TAN MAJAS Y ESPERANZADORAS.
Mis futuras peritas después de dar a luz. No queréis saber las cosas que he visto en google cuando he buscado "pechos africanos"

Mis futuras peritas después de dar a luz. No queréis saber las cosas que he visto en google cuando he buscado “pechos africanos”

Y yo creo que no me dejo nada, pero tranquilos, tranquilos, que ya vendrán más. Que yo sé que esto no acaba aquí.

A mi no me la dan con queso. Como le dije a marido el otro día: “A mi no me la vuelves a dar. Una y no más”.

Ana_v2

Semana 8 – Que no te engañen

Vamos a ver, cualquiera que te diga que el embarazo es una etapa maravillosa de una mujer MIENTE COMO UNA LAGARTA.

Si, tú, si eres una de esas happy flower que van todo el día paseando su embarazo con una sonrisa en la cara, tocándose la tripa con amor y ternura, que sepas que te odio.

La realidad es que el embarazo es un auténtico coñazo.

Veréis, hace tres meses nos vinimos a vivir a Estados Unidos por el trabajo de Marido. Y un poco antes de venir decidimos probar suerte y dejar de tomar las pastis para ver si me quedaba embarazada, con la excusa de que “fíjate tu, si mucha gente que conocemos está tardando un montón en embarazarse” “a saber cuánto tardamos nosotros” “a este paso nos plantamos con 36 y todavía sin niños”, etc, etc, etc.

Total, que con la historia de la mudanza, el cambio de aires, adaptarnos a la nueva vida aquí en los estates y entre pitos y flautas pasó un mes y no me había venido la regla.

Andaba yo un poco mosqueada y se lo comenté a una conocida que tenía por aquí, a lo que ella me contestó que era super normal. Por lo visto la carne y los huevos que comen los americanos llevan muchísimas hormonas y a todas las españolas que se habían mudado les había pasado lo mismo: retraso en la regla muchos granitos, gorduras varias,… .-“fíjate tú qué cosas” (pensé yo, parda de mi sin saber lo que se me venía encima).

Así que toda feliz de la vida y pensando que qué afortunada era, que la regla me iba a dar un respiro en vacaciones decidimos hacernos un crucerito por el Caribe.

Hasta aquí todo bien, pero ¡ay amigo! cacahué* ya estaba creciendo dentro de mi y, no sé si habéis estado en algún crucero, pero el alcohol corre más que en una discoteca de Ibiza e hice toooodo lo que se supone que una embarazada no debería hacer:

1) No se debe beber alcohol

Cerve 1

Estoooo, guau

 

2) No pases mucho calor. Es malo para el feto en el primer trimestre

Aquí no se aprecia pero debíamos estar a unos 43º a la sombra

Aquí no se aprecia pero debíamos estar a unos 43º a la sombra

 

3) No comas embutidos, ni patés, ni cosas crudas. Podrías coger la toxoplasmosis

IMG_0729

 

4) Evita los golpes y los deportes de contacto

Si, estamos en un boogie saltando por la selva

Si, estamos en un boogie saltando por la selva

 

5) Descansa mucho. Duerme las horas que necesites

IMG_0388

Bailar como una tarada en un minibarco tomando Margaritas si se vale (lo de toma margaritas no, pero lo de bailar si)

 

6) No te des baños de agua muy caliente ni te metas en el jacuzzi

Foto de catálogo de cruceros

A ver, en mi defensa tengo que decir que EVIDENTEMENTE no sabía que estaba embarazada, que nadie ponga ahora el grito en el cielo y me llame malamadre (lo de malamadre todavía está por ver, no nos precipitemos).

El caso es que la última noche del crucero me despertaron unos dolores de regla muy muy fuertes. Tanto que marido se asustó e hicimos un intento de ir al médico del barco (intento infructuoso porque por la noche el médico no atiende a nadie. Ya sabéis amiguitos, no os pongáis enfermos en un barco). Así que nos volvimos al camarote y a base de respiraciones profundas y masajes se me paso el dolor, pero ya me quedé con la mosca detrás de la oreja porque esos dolores tan fuertes no eran normales.

Al día siguiente llegamos a Miami y me encontraba tan fresca. Nuestro plan era ir a los Everglades a ver los cocodrilos y cuando íbamos de camino vi una farmacia en la carretera. La farmacia más cutre que os podáis imaginar. Lo que viene siendo sucia. Pero se me iluminó la bombillita y le dije a marido: “Para, que voy a comprar un test de embarazo. No creo que sea porque la regla me tiene que estar a puntito de venir, pero por si acaso”.

Y fue allí, en el sitio menos glamuroso del mundo dónde hice pis en el palito y salió positivo.

Salí medio atontada con el artilugio en la mano para enseñárselo a marido y cuando lo vió se quedó mudo y dijo “ACUÉRDATE DE COMPRAR BAYETAS”. Así, tal y como lo cuento. No me pidáis que lo interprete porque no lo entiendo. Semanas después me confesó que le había costado creérselo y que le salió eso porque teníamos el estante con las bayetas justo enfrente. En fin. Hombres.

Ana_v2

*Cacahué: Apodo cariñoso al alien que llevo dentro por su sorprendente similitud con un cacahuete en la primera ecografía

 

Primero me presento

Hola Hola!

Lo primero de todo es presentarse. Me llamo Ana y… estoy embarazada.

En realidad, yo ya tengo otro blog en el que escribo historias de ficción y tontunas varias que se me van pasando por la cabeza. En él cuento las aventuras y desventuras de mi alter ego, Martina, que tiene poco de mi pero a la vez mucho. Sin embargo, hace un mes escaso me enteré de que estaba embarazada y claro, me muero por escribir todo lo que me pasa. Lo que ocurre es que Martina es una soltera-cabra loca que lleva de cabeza a los hombres. ¿Cómo contar todo lo que me está ocurriendo a través de la voz de Martina? Era imposible. Ella ahora mismo está a otras cosas. Bastante tiene con estrenar ciudad, estrenar trabajo y echarse algún noviete para entretenerse.

Así, que aquí estoy comenzando un nuevo blog (con el rollaco que supone montarlo, tunearlo, actualizarlo y toda la pesca) pero por lo menos no me quedaré con las ganas de contarle al mundo el movidón en el que nos hemos metido futuro padre y yo.

¡Espero que disfrutéis leyéndolo tantísimo como seguro que disfruto escribiéndolo!

 

 

Por cierto, si queréis echarle un ojo a mi otro blog, podéis leerme en http://cosasdemartina.com