primer cumpleaños

¡Tengo un año! Y me he mudado, me he ido de viaje, ando,…

Ay mi madre. Llevo sin escribir un mes y medio y han pasado tan y tantas cosas que no sé ni por dónde empezar a contaros…

Esta vez tengo pocas tontunas de las que hablaros porque ni me han acosado chinos, ni me ha secuestrado la mafia rusa (todavía), ni he tenido fiestas glamurosas en museos ni na de na. Sin embargo hemos tenido un mes completito completito entre visitas, eventos y mudanzas (asco, asco, asco que me dan las mudanzas).

Comencemos por el principio:

Cumplepollo Feliz

Pues si. Hace un año ya que inundé mi cama y me fui en taxi para el hospital con una toalla entre las piernas (un saludo para el señor taxista que se tuvo que cagar en mis muelas al ver cómo dejé su coche al día siguiente). El 31 de Marzo Pollo cumplió un añito. Y justo nos pilló en mitad de dos visitas y una mudanza, pero como soy una madre coraje y sufridora, hice de tripas corazón y en vez de pasarme el dia tumbada en el sofá (que era lo que me pedía el cuerpo después del palizusco), lo celebramos por todo lo alto. Eso significa que pedimos pizzas y donuts e invitamos a nuestros amigos a cervezas.

Bua, estuvimos que lo tiramos. Compramos dos tipos distintos de gusanitos y patatas fritas de marca. No os digo más.

En este blog no vais a ver mesas de chucherias monérrimas con decoraciones de arcoiris a juego con los manteles, galletas personalizadas y cajas vintage decoradas con flores y pupurrí. Nosotros somos más de ir al target y comprar medias noches de toda la vida y manteles de papel (muy cutres y nada prácticos porque siempre hay alguien al que se le cae la cerveza y te hace un cristo en la mesa).

Y ¿sabéis que pasó? Pues que nos lo pasamos fenomenal. Pollo hizo de anfitrión estupendo y jugó con todos y cada uno de los invitados, no lloró ni una vez y llevó puestas sus orejas de Mickey todo el rato. Os dejo algún que otro documento gráfico:

 

El cumpleañero más feliz que una perdiz con el follón

El cumpleañero más feliz que una perdiz con el follón

 

El buffet de comida sana y equilibrada

El buffet de comida sana y equilibrada

 

Dani y su novia. Lo siento, bebés-hembra del mundo, el rubio ya está pillao

Dani y su novia. Lo siento, bebés-hembra del mundo, el rubio ya está pillao

 

Bueno, todos sabemos que las fiestas de un año son una excusa para que los padres y sus amigos se hinchen a cervezas. ¿No? ¿No es así?

Bueno, todos sabemos que las fiestas de un año son una excusa para que los padres y sus amigos se hinchen a cervezas. ¿No? ¿No es así?

Las (Merecidas) Vacaciones

Lo he conseguido. Después de dos años de dar por culo insistir en que necesitábamos cogernos vacaciones, Marido claudicó y reservamos una semanita en el Caribe aprovechando que venían unos amigos de España con sus niños. Este punto es importante, porque no es lo mismo irte en plan sobón y romanticón al Caribe que irte con cuatro churumbeles de 7 meses a 3 años de edad.

En esos viajes se forja una amistad fraternal que se fragua dia a dia, en cada mesa de desayuno en la que uno grita, el otro escupe y otro se tira de la trona mientras un padre va al buffet y el otro se queda luchando a brazo partido con las bestias pardas. En ese momento, te solidarizas con el resto de los padres y te das cuenta de que no eres la única en el mundo mundial pringada hasta las trancas con un pequeño monstruo con cara de angelico.

 

¿Que hay que cambiar a un churumbel en la mesa de comer? Sin problemas (Un saludo para los de las mesas de al lado!)

¿Que hay que cambiar a un churumbel mientras comemos? Sin problemas (Un saludo para los de las mesas de al lado!)

Vosotros diréis “Guau, cuánto glamour, que se va de vacaciones al Caribe”. Si y no. Una pequeña aclaración: el Caribe es para los americanos como Benidorm para los madrileños. Si quieres playa, buffet libre y ver a viejos en bañador este es tu sitio por un módico precio y a unas 4h de casi cualquier punto de Estados Unidos. Así que amigos españoles que venís a Punta Cana de vacaciones: No os asustéis si al llegar solo veis a americanos y argentinos en chanclas y con calcetines blancos. No estáis yendo a un destino glamuroso.

Tengo que decir que han sido una de las mejores vacaciones que hemos pasado. Nos ha parecido un planazo tener en menos de 100 metros de diámetro la piscina, la playa, la habitación y los restaurantes. Se agradece mucho tenerlo todo a mano en caso de caca explosiva, de modo tontuno de bebé o de que te olvides el bronceador.

Por no hablar de la compañía 😉 (Punta Caña 4eva)

Aquí van las fotos del viaje.

¡CUIDADO! Estas fotos pueden provocar mucha envidia de la mala a la par que mala leche si se ven desde una oficina o en un día frío y lluvioso.

Aquí los tres colegas en la orillica de la playa con toda la pachorra

Aquí los tres colegas en la orillica de la playa con toda la pachorra

 

Momento parrilla-chino

Momento parrilla-chino

 

Dani y los colegas en modo croqueta (falta uno, que estaba de siesta)

Dani y los colegas en modo croqueta (falta uno, que estaba de siesta). Parece que no todo el mundo está muy contento con el rollo este de enterrarse en la arena

 

Animaleando un poquico en la piscina.

Animaleando un poquico en la piscina. Diez segundos después se le resbalaron las manos y casi se abre la cabeza con la piedra esa. Mucho lloro, mucho hielo y mucho chichón

 

Momento madre-hijo modeleando

Momento madre-hijo modeleando

Y poco más que contaros. Vengo taaan y taaaan relajada de la playica que ni siquiera echo de menos la vena sarcástica para escribir en el blog. Es lo que hay.

Ana_v2

 

Anuncios